Fascículo #109
Criticón

Ensayos y artículos de crítica y opinión

LIBRO: Alí Primera, biografía documentada y testimonial

José Millet

Versión en PDF

 

  •  
    1. Alí Primera, biografía documentada y testimonial. 
  •                                                                                                   José Millet 

¿Un cubano el biógrafo de Alí Primera?                                           

                                              "Tengo una sola religión: la libertad." José Martí

El pasado día miércoles 20 de mayo, mi libro "Alí Primera, Padre Cantor del Pueblo" corrió la suerte de ser comentado en el artículo "La lista negra de Chávez", a la firma de la periodista Marianella Salazar, columnista del diario venezolano reaccionario El Nacional. Por él supe que este modesto aporte intelectual nuestro forma parte de las obras que se distribuyen para hacer realidad el Plan Nacional de Lectura, lanzado públicamente  hace poco por el Comandante Hugo Chávez Frías, uno de los promotores del libro y su lectura más eficaces que he conocido, por ser él mismo modelo de voraz y crítico lector. De modo que resulta un alto honor poder contribuir con algo  a este noble empeño de lograr convertir al venezolano en uno de los pueblos más cultos del planeta, anclado en el nivel alcanzado, primero mediante la campaña de alfabetización y, luego, las misiones educativas, programas ambos que han alcanzado reconocimiento internacional y hasta elogios de gente que no es precisamente "bolivariana" ni mucho menos "roja rojita."

Prometo hacer un tiempo para ofrecer pruebas de mi vinculación con la Patria de Bolívar, la cual se remonta a tiempos que anteceden al actual proceso de transformaciones radicales, en todos los órdenes de la vida de la sociedad venezolana, que arrancó con pies firmes en el año 1999 con la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y se enrumbó con "viento en popa y a toda vela "con el acceso al poder precisamente de Chávez, en el 2000. Aclaro que no estoy en la "lista de Chávez" debido a ser uno de los enviados por alguna autoridad tipo Dios Supremo a hacer lo que estoy haciendo, ni asalariado de nada ni de nadie, sino porque desde que era apenas un niño de 13 años de edad asumí el compromiso con mi pueblo caribeño inmerso en una revolución campesina, adeudo que se fue extendiendo al de otros pueblos oprimidos del mundo hasta llegar al de este bello país en que resido como uno más de sus hijos. Estoy aquí, al pie del cañón, al lado de esta revolución bolivariana por mandato absoluto de mis sentimientos hacia Venezuela y siguiendo los dictámenes de mi conciencia, en la cual palpitan las palabras del Apóstol Martí que acuñó el concepto de Nuestra América, sintetizada en la expresión de que desde el río Bravo a la Patagonia no hay más que un solo pueblo.  

Me veo obligado, no obstante, a ofrecer algunos datos para que, quienes lean la presente obra, sepan de dónde salió mi relación con Alí y por qué he tomado como una responsabilidad de honor aportar todo lo que esté a mi alcance a que Alí tenga su biografía veraz y oportuna, la cual, como mi libro comentado arriba y este otro, están a la orden para que sean puestos al alcance de todo el mundo y explicados por quienes los escribimos en el sitio y fecha en que nos lo pidan las comunidades y escuelas del país, sus destinatarios principales.  

El presente libro no hubiera sido posible sin la entrañable amistad establecida con Carmen Antonia Primera Rossell, "La Negra", como cariñosamente le llamaba Alí en sus cartas y postales enviadas desde Europa. Esta relación se remonta a principios de los años noventa, cuando llegué a Barquisimeto cumplimentando una invitación de quien luego sería una de mis cuñadas y de la profesora Judith Guanipa, a quienes había conocido en una edición del Festival del Caribe realizada en Santiago de Cuba, en la cual habían presentado una ponencia acerca del tema de María Lionza, que ellas venían investigando en Yaracuy como parte de un trabajo de grado. En realidad, la primera vez que visité su casa en Cabudare no fue tras las huellas del más grande trovador revolucionario nacido en Venezuela, sino motivado por un plante de la Religión Yoruba al que habían asistido varios babalawos venezolanos que me habían invitado en mi condición de antropólogo especializado en el estudio de las religiones afrocubanas y del espiritismo en el Caribe. El hecho de haberme encontrado allí con su hijo Wilfredo Petit, lo dejo como asunto para una interpretación de quien lea lo que ahorita aquí escribo, porque a él lo conocería años más tarde por la referencia frecuente en la mencionada correspondencia familiar de Ali, hasta terminar por  incorporarlo como un símbolo que, en su condición de referente iluminador, lo sitúa como que trasciende la relación de  los numerosos familiares sencillos y creadores musicales del cantor paraguanero. 
 
El amor por una muchacha nacida en los campos petroleros de Paraguaná, me hizo presente en Barquisimeto con cierta frecuencia, donde ella vivía con sus padres ,Diosa Montero, nacida en el simbólico poblado serrano Cabure y Juan José Acosta Bello, coriano "rajao" del barrio Pantano, fundador de la Casa de Falcón en Lara, en la cual cantó Alí Primera. Mi condición de escritor me condujo a trabar también una relación de camaradería con varios entrañables creadores artísticos, entre quienes destaco al poeta Wilmer Peraza Gutiérrez, promotor de la cultura popular de su comunidad a través de la incansable y constante labor realizada desde su querido Centro para la Cultura Popular "Guachirongo". Describo en uno de los artículos publicados en Internet cómo Wilmer conoció a Alí y compartieron con él debajo de un cují, vivo testigo que todavía permanece insomne pero henchido de recuerdos, en el patio de su casa familiar. Cierto día, hojeando un catálogo de una exposición de fotos hechas por su hermano, el fotógrafo y docente Porfirio "Pillo" Peraza, con texto del cantante Jesús El Gordo Páez , me adentré un poco en la vida del autor de "Techos de Cartón" y, al escuchar el cariño con el que hablaban ambos hermanos acerca de Alí, empecé a escuchar su música de un modo distinto y nació en mí el deseo de contribuir a difundirlo en mi "país natal", una isla en el Caribe donde descubrí, mucho más tarde, que él había estado a fines del año 1977. 
 
El resto fueron cosas del azar, más propias de mi sustancia de pertinaz ser itinerante y andariego por los caminos del mundo y mi inquietud por conocer vidas y pueblos del planeta. En el 2004 abrimos el local contiguo a "Guachirongo" y, durante varios meses del año 2005, me dediqué a organizar la documentación acopiada durante muchos años por "Pillo" y atesorada en la Asociación Cultural Canción Bolivariana Alí Primera, empeñada en organizar otra edición del Festival Internacional de la Canción Bolivariana ese mismo año. Los hermanos Peraza me insistieron en producir un libro para promover el pensamiento político de Alí, pero yo, aficionado a la construcción y la reconstrucción de "historias de vida", insistí en la necesidad de dar a conocer-sobre todo entre niños, adolescentes y jóvenes-los aspectos esenciales de su meteórico, intenso y brillante paso por el planeta Tierra. De allí nació el libro, editado por ellos en Barquisimeto, que lleva por título Alí Primera, entre la rabia y la ternura (2005), donde se incluyeron textos de ambos, del profesor Víctor Ramírez y de mi persona, además de una cronología comentada que dejé hecha antes de regresar a Cuba como parte de la biografía de Alí que ya tenía en mente, con la intención expresa de enriquecer y ordenar mejor la presentada en el catálogo de la exposición arriba mencionada. De regreso en Cuba, continué la indagación y descubrí una valiosa documentación, original y autógrafa, que di a conocer primero en Internet y luego publiqué en exclusiva en la revista impresa OIKOS (número 4, 2006), del Instituto de Cultura del Estado Falcón (INCUDEF), perteneciente a la Gobernación Bolivariana presidida entonces por  el Lic. Jesús Montilla Montilla, y con la gerencia del poeta Simón Petit, quien me había  juramentado como Jefe de su Centro de Investigaciones Socioculturales recién fundado e incluido en las modificaciones de la ley que creó este ente público. Tanto el artículo, con el título "Ali Primera en Cuba", como los documentos, originales autógrafos e inéditos, encontrados por mí en los archivos de la Presidencia de Casa de las Américas de La Habana, han sido incluidos en el presente libro.      

Aquella larga estancia en la "ciudad de los crepúsculos" y capital del Estado Lara, me permitió entrevistar a numerosos cantantes, cultores populares y gente que se relacionó con Alí Primera en diversos escenarios y circunstancias, siempre pensando en mi aporte en la reconstrucción de su biografía, parte principal de la cual incluyo aquí en su versión escrita. Así fue como grabamos el testimonio del cantautor Carlos Ruiz, del periodista Ciro Alzola, el locutor chileno Jorge Ricardo Cisterna, del docente Pillo Peraza y de su hermano, el animador cultural y poeta Wilmer. A pesar de estar residenciado en Cabudare, al Jesús "El Gordo" Páez lo entrevisté mucho tiempo después en Punto Fijo, en ocasión de una de sus memorables actuaciones realizadas en la Península de Paraguaná. Debo reconocer la invaluable participación de la profesora María Eugenia Acosta Montero en todo este proceso, que incluyó la participación en el trabajo de investigación de campo, la transcripción y el tipeo de todas estas entrevistas, las cuales nos han servido para orientar desde entonces nuestra meta de escribir un libro acerca de la vida, la obra, la ideas y el carácter de Alí. A ella y a toda su familia les estoy infinitamente agradecido por  su apoyo irrestricto porque, dicho sea bien "claro y raspao" por éste ni por ninguno de los innumerables trabajos de organización y promoción de la cultura venezolana y de sus figuras emblemáticas, quien suscribe percibió un centavo a cambio, menos tratándose del Padre Cantor de la Patria Venezolana cuyo espíritu me trajo esta vez a la tierra rebelde y creadora de Bolívar. 
    

A ratos escapaba a Cabudare para visitar a La Negra, a quien pude entrevistar largamente en su casa, en presencia de sus familiares y, en ciertas ocasiones, del propio Wilfredo Petit y de Pillo. En una de ellas, me llevó a su cuarto y me sacó la maleta donde atesoraba importantes objetos y documentos de y relacionados con Alí, con la petición expresa de que los viera y nunca escribiera nada acerca de lo que me iba a confesar. Esa petición ha sido cumplida por mí con el respeto que me merecen Alí y absolutamente cada uno de los miembros de su familia, en primer término de La Negra. Cuando ella viajó a Santiago de Cuba en compañía de su hija para participar en el Festival del Caribe, dedicado a Venezuela y a Alí, varias personas se le acercaron a ella para proponerle que publicáramos en Cuba algún documento, como la cronología comentada que aparece en el libro mencionado recién salido de la imprenta de Barquisimeto, que permitiera al pueblo cubano conocer mejor a su hermano en toda su dimensión para poderlo apreciar, musicalmente hablando, del modo en que ella lo había presentado en su amena charla en la Casa de Venezuela recién inaugurada en la Ciudad Héroe de la República de Cuba, cuna del Titán de Bronce Antonio Maceo. Ella invariablemente me manifestaba la necesidad de que la documentación inédita, compuesta por originales autógrafos, que habían depositado ella, Sol Mussett y otras gentes en nuestras manos, fuese publicada cuanto antes para llenar tan lamentable vacío dentro y fuera de Venezuela.  

Cuando ocasión de las actividades del Centro nacional de la Diversidad cultural, en el año 2006 preparamos en INCUDEF la exposición itinerante, bautizada por la Licenciada Nora Lobo con el nombre "Alí Primera, una vida en imágenes", no nos guiaba otra cosa que cumplir con la promesa que le hiciéramos a La Negra Primera, quien falleció mientras continuábamos en nuestro empeño de contribuir en algo a su pedido y, muy especialmente, en dar respuesta a la necesidad de que la mayoría de la gente tenga acceso a tan valiosa documentación y testimonios, enriquecida ahora con recientes documentos donados por la cantante Sol Musset, viuda del cantautor. Ha sido impactante disponer del acta de nacimiento de Alí, en la cual precisamos la fecha exacta y el sitio de su nacimiento y la edad que declaran tener sus progenitores ante los testigos que acuden al acto de presentación ante el Prefecto. También lo ha sido el acta de matrimonio con la propia cantante Sol y las copias de su cartilla militar y dos de sus pasaportes, en los cuales nos ha sido posible indagar acerca de los controles migratorios y sus viajes al exterior, no siempre suficientemente precisados. 

Dada la habitual ansiedad con que manejo los asuntos importantes en que me involucro y, en ocasiones, debido a la dificultad por ver impresos en el tiempo deseado los hallazgos de nuestras indagaciones, he ido publicando algunos avances en internet, comenzando por las páginas de la revista digital Caribenet, cuya directora es mi entrañable amiga italiana Mariella Moresco Fornassier y de la cual fui con ella fundador y Jefe de redacción, así como también en la revista digital Encontrarte (www.aporrea.org) y en el sitio www.archivocubano.org, que edita el antropólogo Carlo Nobili desde Roma. Parte de la exposición Alí Primera, una vida en imágenes y uno de mis artículos fueron colocada en el sitio web de www.aporrea.org y otros escritos por mí en forma de libro digital en el importante sitio para la educación www.monografías.com, a cuyos editores agradezco expresamente su disposición de darlos a conocer 
fuera de nuestras fronteras nacionales y aun de Latinoamérica, como amablemente se ha dispuesto a hacerlo en estos momentos el importante sitio www.lycos.com, con links que conectan, muy eficazmente, a los interesados en estos temas.  

Muchos municipios de nuestro Estado Falcón, estudiantes, profesores y gente interesada en la cultura los ha podido ver, apreciar y leer gracias a nuestro empeño de hacer de la comunicación social una de las vías más eficaces para divulgar y promover los resultados de nuestros estudios e indagaciones llevados adelante desde el Centro de Investigaciones Socioculturales del Instituto de Cultura del Estado Falcón INCUDEF) a través de diversas vías y medios, como los del mundo digital. He dicho en público, en numerosos escenarios, lo que ahora reitero: que nuestro Atlas Etnográfico Cultural del Estado Falcón-Venezuela y el Caribe no será verdad hasta que no lo veamos en manos de cada niño de nuestra región, luego de haber pasado por las de los docentes, que tienen el raro privilegio de convertirse en vivos modelos que siguen a pie juntillas sus educandos, a veces de forma más eficaz que los que ofrecen sus padres en materia de la motivación y el interés que orientarán su atención y conducta hacia  asuntos a tomar en cuenta no sólo en sus estudios, sino incluso en sus vidas.  

Desde nuestro Instituto de Cultura del Estado Falcón, el que enrumba con muy buen viento en la proa gracias al timón diestro del poeta Simón Petit y, ahorita, apoyándonos en la especial sensibilidad mostrada hacia la cultura por la Gobernadora del Estado, la licenciada Stella Lugo de Montilla, estamos trabajando para que este sueño se haga realidad, ya sea mediante algunas de las numerosas modalidades que ofrecen las modernas tecnologías de la información-como un multimedia-- o en soportes impresos. Lo ideal sería que lo lográsemos ajustados a los requerimientos de la didáctica, para lo cual se requiere del aporte de los pedagogos, en particular de aquellos profesores imbuidos en el espíritu de Simón Rodríguez, es decir, enfocados a la educación en la Naturaleza y adiestrados en el complejo arte o  trabajo con los niños, como lo han hecho con excelentes resultados artífices de la dimensión de la Santa Sobeyda de las Muñecas de Trapo, en su extenso peregrinar por el mundo y, también mediante el juego,  el artesano Pedrito Amaya con sus juguetes de madera y su Taller de Ingenio ne la modalidad de una ludoteca , por citar dos ejemplos cercanos que me han impactado e iluminado con sus creaciones vivenciales, en comunidades y escenarios disímiles. Ambos han demostrado las enormes posibilidades que ofrece el juego para instalar los mejores y más auténticos valores creados por el pueblo en el ámbito de sus tradiciones culturales y artes creadores, entre las que hay que incluir los saberes ancestrales, el pensamiento científico y las tecnologías populares, de los cuales tenemos el raro privilegio de contar con exponentes de talla mundial en nuestra región falconiana, como el cabureño Ibrahim López García. 

Alí, con su vida sencilla y honesta, sembró en mi corazón un pequeño arbolito que ya tenía sus raíces antes de que él se me presentara en el camino: el amor por el pueblo venezolano y la espiritualidad muy acentuada que lo caracteriza. Sin amor por el terreno donde uno nació, no se es nadie ni se emprende nada que valga la pena en la vida. Eso lo aprendimos en el libro Herido de Vida, del poeta Héctor Hidalgo Quero, quien como nadie entre los intelectuales venezolanos me enseñó a entender a Alí, el significado de su canción y la dimensión universal de su talento, afincado en la tierra de Paraguaná, a pesar de haber nacido en Coro. En clara señal de gratitud, reconozco aquí el impulso inicial que me dieron en cuanto a sentimiento y admiración por Alí los dos hermanos guaros mencionados, Pillo a la cabeza de ellos, y este otro último estímulo recibido de tanta gente admirable aquí en el Estado Falcón, entre quienes resulta obligado mencionar al poeta y pintor Benito José Mieses, director de la Plataforma del Ministerio de la Cultura en la región.  

Gracias a esta atmósfera de inspiración y estímulo de que me he visto rodeado en Coro y en Falcón, he continuado la labor de investigación de campo que nos ha permitido dar a conocer aspectos desconocidos de la obra y la vida de Alí, como los ofrecidos primero en mi libro Biografía ilustrada y testimonial de Alí Primera, aparecida en varios sitios de internet, como en monografías.comen la revista digital Encontrarte; en mi sistema de blog: (http://www.blogger.com/home?pli=1&pli=1) y hace poco en la página web dedicada a Alí: (http://sites.google.com/site/atlasdelestadofalcon/Home/ali-primera-biografia-por-jose-millet) perteneciente al sitio web dedicado a nuestro Atlas Etnográfico: http://sites.google.com/site/atlasdelestadofalcon/Home). Todo lo anterior lo resumí, muy especialmente, en mi libro Alí Primera, Padre cantor del Pueblo (2008), editado e impreso por Ediciones de la Presidencia de la República, perteneciente al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia, con sede en el Palacio de Miraflores. Salvo que, imperdonablemente, no incluí la documentación referida, este último libro resulta el esfuerzo y plasmación más coherente y consistente para proporcionar una biografía de Alí Primera.   

A este último noble empeño me he aplicado durante estos últimos cuatro años que llevo --de manera ininterrumpida-- en la Curiana ciudad " de bandera y misa", junto con los miembros del equipo de estudio de nuestro Centro de Investigaciones Socioculturales que fundé, entre quienes sobresale el compositor musical y escritor Pedro Eduardo Concepción Martínez, coautor de la investigación de campo y documental, en ese período de tiempo, entre cuyos resultados surgió su "Entrevista imaginaria", que junto con otros textos sustancian notablemente la presente obra que tenemos el honor de ver publicada por el Fondo Editorial del Instituto de Previsión y Asistencia Social del Ministerio de Educación (IPASME), que dirige el Lic. José Gregorio Linares. En justicia muchas otras personas han contribuido a que la misma haya alcanzado el cuerpo que hoy podemos poner a disposición del lector venezolano y, a través de internet, el de cualquier sitio del planeta: el cantautor Orángel Lugo nos ofreció valiosa información y el poeta Simón Petit, ambos conocedores de la vida de Alí en tanto cantaron con y se relacionaron con él, también nos dio acceso a fotos que 
incluimos en ella.  

Otro granito de arena fue aportado por el incansable Mario Aular, cronista del barrio coriano Curazaito y La Guinea, quien nos ayudó a localizar la tumba de Antonio Primera, padre de Alí, la que muchos de los familiares de Balikia ubicaban en su natal Paraguaná. Los resultados de su acuciosa investigación de archivo echa por tierra mucho de lo escrito por prestigiosas personalidades del mundo intelectual acerca de la muerte del padre de Alí y es, para mí, el ejemplo más elocuente de que lo que está produciendo esta Revolución bolivariana en materia de desencadenar el talento y el trabajo creador de humildes ciudadanos de nuestro pueblo. Hemos incluido aquí los documentos encontrados por él en torno a las personas y a las circunstancias que se relacionaron con su muerte trágica a manos de uno de los reclusos de la Cárcel de Coro. Ha sido, asimismo, importante lo aportado por José Montecano en la identificación de personas que aparecen en algunas de las fotos y también  la de su hermana Mireya Padilla Rossell, quien nos abrió las puertas del hoy Museo Alí Primera, inaugurado en los terrenos del patio de la casa de Carmen Adela, donde se atesoran valiosos documentos y objetos,  algunos de los cuales resultan de consulta obligada para quienes nos interesamos por reconstruir  el árbol genealógico de la familia Primera-Padilla-Rossell, en primera instancia, para luego continuar haciéndolo con el resto de las familias con que se vinculó en orden de parentesco el genial trovador paraguanero. 
 
No menos importante fue el testimonio o fe de vida y los aportes de otros familiares, vecinos de Coro y de otros sitios  de la geografía aliprimeriana, a quienes queremos aquí agradecer su colaboración. Consignamos los nombres de María Magdalena Rossell, de su hija y de William Rossell El Abuelo, primos de Alí, y de la señora Paula Ramona Sánchez, de 84 años, vecina frente con frente de Carmen Adela, durante su estancia en este emblemático asentamiento del Gran Diao Manaure llamado  Curiana, considerado por algunos reputados intelectuales como Primado de Suramérica y hoy incluido en su Lista de sitios que ostentan la condición de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  

Motivada por sus estudios, desde Inglaterra viajó a Santiago de Cuba, donde yo residía, la británica Dashell Hersh, joven estudiante de Etnomusicología, a conocer a "el cubano" interesado y entregado  al estudio de Alí Primera. Por sugerencia mía, visitó Falcón y me envió desde su país natal la copia en CD del fonograma De una vez, producido por una casa disquera de Alemania, durante el ciclo europeo del Cantor del Pueblo Venezolano, acompañado de sus respectivas carátulas, también incluidas aquí. Y a Santiago regresó a participar, en el 2005, en el Festival del Caribe dedicado a Venezuela y a Alí, donde presentamos con los guaros nuestro libro Entre la rabia y la ternura, con la presencia de los Ministros de cultura de ambos países, Farruco Sexto y Abel Prieto, del entonces embajador de la República Bolivariana de Venezuela en la República de Cuba, profesor Adam Chávez Frías y de la querida hermana Carmen Antonia La Negra Primera y de su hija Analy. 

Para darle continuidad a la decisión de que en cada producción derivada del Atlas, y del Atlas mismo en su conjunto, participen la mayor cantidad de colaboradores posibles tanto del mundo académico como de las comunidades vinculadas a cada uno de los temas tratados en ellos, editamos e incluimos aquí los trabajos de varias personas vinculadas de una u otra forma a Alí, en vida o después de su siembra, como el folleto Lloviznas del Turupial, del poeta y cronista de Carirubana Guillermo de León Calles; fragmentos del libro Herido de vida, ya comentado; la crónica "Carmen Adela", del libro póstumo Entre coriano te veas, del escritor, pintor y músico Eudes Navas Soto, de quien incluimos aquí otros textos inéditos gracias a la gentileza de su esposa Lilia Josefina Camacho y de su hijo Eudes Navas Camacho; un texto escrito por Sol Musset y el testimonio de Sobeyda Jiménez, "La Muñequera", a quien el cantautor le dedicara una canción. 

Sé que se nos escapan muchos nombres en los créditos colocados en algún sitio del presente Cuaderno de Avances del Atlas, pero la urgencia de que entren en imprenta nos permitirá el debido descargo. Ya saben que esta obra se la dedicamos al "vientre sonoro de Carmen Adela", La Parlamentaria, tal y como nos lo pidió ese otro poeta inconmensurable que se llamó su hijo mayor, el finado Asisclo Primera Rossell. 

Lic. José Millet

Editor del Atlas del Estado Falcón-Venezuela y el Caribe

Jefe del Centro de Investigaciones Socioculturales de INCUDEF.

Coro, octubre 31,2008-mayo 25, 2009. 



DESCARGA EL LIBRO COMPLETO
Enviado por el Lic. José Millet para ENcontrARTE

 

Comentarios

danielo

petare venezuela

muy buen libro lo unico que si noto es que no se hace referencia al disco conocido como clandestino el disco gente de mi tierra tengo una grabacion muy mala pero si se escuchan las doce composiciones que forman ese disco si me lo solicitan a mi email les mando los temas

01 de julio de 2009

Antón Nech

Bávaro. Dominicana

Unidos estamos por el ombligo de la dignidad Estamos obligados a buscar una mejor humanidad. Mientras quede un solo soñador en pie, mis imaginarias crisálidas imposibles y pompas de jabón de ingrávidas creencias se posaran delicadas sobre sus sueños para pedirle prestadas nuevas y viejas ideas. Y seguir así volando con las alas desplegadas o sobre las dulces brisas cabalgando. Y a otros hombres en otros campos seguir tocando con el calor humano de los que en pie quedaron y siguen soñando. de Susurros en el desierto.

01 de julio de 2009

Roberto Viera

venezuela

Para mi Ali Primera fue un mensajero, y me atrevo a compararlo con Juan El Bautista, segun la biblia, anunciaba la venidad del mesias. Ali con su musica anunciaba el nacimiento de Bolivar, que nace cada cien años cuando despiertan los pueblos Ali Cumplio asi, con su mision despertar la conciencia de los pueblos y hoy vive entre nosotros ¡viva su musica¡

28 de junio de 2009