Fascículo #116

Philips confirma la denuncia de Fidel

MONCADA Grupo de lectores en el mundo

Versión en PDF


Tal y como afirmó Fidel Castro en sus Reflexiones del domingo, el grupo holandés Philips no entregó los equipos médicos adquiridos por Cuba y Venezuela debido a la presión estadounidense, que aplicó extraterritorialmente una sanción a la empresa europea bajo las leyes del bloqueo contra la Isla.

El portavoz del grupo holandés Philips, Eric Drent, explicó a la agencia EFE que "para entregar los equipos médicos (a Cuba y Venezuela) las autoridades de Estados Unidos nos exigían determinados procedimientos de los que no estábamos del todo bien informados".

La empresa holandesa precisó que fueron esas "exigencias burocráticas" las que causaron "retrasos" en las llegadas de los productos a Cuba y Venezuela, que recibirán el equipamiento "en cuanto cumplamos todos los requisitos".

Drent especificó que esas exigencias de los Estados Unidos incluyen, por ejemplo, una "amplia descripción de todo el 'software' instalado en los aparatos".

Anadió que la firma holandesa ha tenido que pagar a las autoridades de EEUU "una multa" por no cumplir con los requisitos estipulados -100 000 euros, tal y como divulgaron agencias internacionales.

"Philips todavía no puede precisar cuándo llegará el equipamiento médico a Cuba y Venezuela, pero aseguró que la compañía hará todo lo posible para efectuar la entrega", dijo el portavoz a EFE.

Estas mismas promesa hicieron al gobierno de Cuba y al de Venezuela en el 2006, sin que todavía hayan entregado ningún equipo, como dijo Fidel en sus Reflexiones.

Los equipos médicos adquiridos en Holanda iban a repartirse entre Cuba y 27 Centros Diagnósticos de Alta Tecnología que operan médicos y especialistas cubanos en 24 estados venezolanos, en el marco de la cooperación médica entre los dos países.

Fidel comentó que otra empresa internacional, Siemens, sí cumplió su parte del trato pero Philips dejó de suministrar equipos desde fines de 2006, y cuando el Gobierno cubano le pidió explicaciones, respondió aludiendo a problemas con las autoridades de EEUU., tal y como confirma ahora.

En un comunicado divulgado el lunes por la agencia AFP, Philips añadió: "A causa de la complejidad de la aplicación de normas respectivas a las transacciones, la compañía no obtuvo todas las licencias requeridas" para la entrega a Cuba y Venezuela de equipos médicos.

"Hemos dado a conocer el asunto, cooperamos plenamente, aceptamos las sanciones y mejoramos nuestros procedimientos para evitar casos similares", añadió el texto.

En el comunicado, el grupo holandés reitera que seguirá vendiendo material médico a Cuba, siempre y cuando tenga "las licencias adecuadas" de Estados Unidos.

Philips no comentó la naturaleza de la intervención norteamericana en las decisiones comerciales de una empresa holandesa que, para vender productos médicos cuyo destino es la atención gratuita de salud a la población de países en desarrollo, tiene que pedir permiso a Estados Unidos.