Fascículo #141
Creador@s somos tod@s

Fernando Jurado

Versión en PDF


El chullita quiteño se escribe en homenaje al típico hombre antiguo de Quito, cuenta la historia que chulla es una palabra derivada del kichwa que significa impar. En Quito el chullita fue un personaje típico que surgió a fines siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Se dice que un chulla fue el prototipo de la vieja ciudad indo hispana de Quito y se caracterizaba por ser original, conversador, tenía fama de bohemio, infiel y a veces hasta de un frustrado intelectual.

Se le caracteriza al chulla porque siempre andaba bien vestido, aunque fuese con el único terno que tenía. Inclusive, debajo de su levita, el cuello, la pechera y los puños de la camisa estaban unidos por cordones, aunque esto nunca llegó a probarse. Como complemento de su atuendo llevaba un sombrero arriscado, con las alas vueltas hacia arriba.

El chulla quiteño era incumplido como él solo, pues en un Quito con lentos aires de aldea todo el mundo se había acostumbrado a vivir sin apuro; veía con cinismo sus propias desgracias y gozaba inventándose apellidos ilustres, viajes increíbles y fortunas derrochadas. Una de sus manías era la de fabular, por lo que se dice que muchos de otras regiones del país, con solo saber que era un chullita, terminaban por no creerle ni lo que pisaba, mientras que otros, se apropiaron de su mundo imaginario e hicieron del chulla objeto de su admiración.

Pero los chullas, no eran quiteños de un solo tipo, todos tenían una característica,
por ejemplo, existía el chulla de oficio, un ser muy sensible que vivía su vida como una tragedia pero jamás dejaba de lado la altura y dignidad.

Por otro lado esta el chulla como tal, un hombre de 14 oficios y 80 necesidades,
por ello la característica de un ser intelectual, como los escritores y poetas.

El chulla músico, no era solo un bohemio y apuesto, sino que también cantaba como los dioses; el artista, era quien ataba su vivencia bohemia de chulla con el arte plástico y pictórico; y como uno de los chullas mas destacados eran los que se involucraban en el arte escénico, que sobresalía por su don histriónico y su enorme capacidad de imitación como lo fue Ernesto Albán Mosquera.

 


El chulla quiteño
Letra de Luis Alfredo Palencia


Yo soy el chullita quiteño,
la vida me paso encantado,
para mi, todo es un sueño
bajo este mi cielo amado.

Las lindas chiquillas quiteñas
son dueñas de mi corazón,
no hay mujeres en el mundo
como las de mi canción.

La Loma Grande y La Guaragua
son todos barrios tan queridos de mi gran ciudad;
El Panecillo, la Plaza Grande
ponen el sello inconfundible de su majestad.

Chulla quiteño, eres el dueño
de este precioso patrimonio nacional;
Chulla quiteño, tú constituyes
también, la joya de este Quito colonial.

 

Comentarios

guillermina sarmiento

caracas, venezuela

el chullita es casi casi una figura mitica se podria comparar con cierta clase de bohemios que habitaron la caracas bonita de los 50. antes de que la mano corrupta de la "supuesta democracia" nos llenara de ranchos y pobreza

27 de enero de 2011