Fascículo #149
Entrevista

Entrevista del quincenario

ENcontrARTE

Versión en PDF

Designado recientemente por el Ministro de Cultura como Presidente del Instituto del Patrimonio Cultural continúa desempeñando el cargo de Director de Edificaciones Culturales de ese ministerio. Tiene una larga trayectoria en el ejercicio independiente de la profesión de arquitecto  habiendo diseñado muchas edificaciones habitacionales e institucionales muchas de las cuales han sido reseñadas en diferentes publicaciones especializadas. Ha trabajado con sistemas de construcción sistematizada y ha sido profesor universitario y ganador de concursos nacionales de arquitectura. Es diseñador de las nuevas salas regionales de la Cinemateca Nacional así como del Instituto-Museo de las Culturas del Llano en Barinas.

ENcontrARTE: Arquitecto, ¿Qué es el IPC?

RG: El Instituto del Patrimonio Cultural es una institución creada por una ley específica, que es la "Ley del Patrimonio y Defensa del Patrimonio Cultural" que tiene por objeto establecer todo lo que atañe a la defensa del patrimonio cultural de la República y lo primero que legisla esa ley, es justamente la creación del Instituto del Patrimonio Cultural. Esta ley fue promulgada en  1993 y el instituto se crea al año siguiente en 1994.

La ley a través del IPC, es el instrumento legal que tiene el Estado para amparar y salvaguardar el patrimonio cultural de la República. Esto quiere decir investigar, rescatar, preservar, valorizar, mostrar, difundir, custodiar y vigilar todo aquello que lo requiera en el campo de los bienes culturales tangibles e intangibles.

ENcontrARTE: ¿Y de qué se ocupa?

RG: El IPC se ocupa de muchos y diferentes asuntos, por ejemplo, elabora el inventario de todos los bienes de la República ya sean muebles o inmuebles, tangibles o intangibles. El Instituto es el ente del Estado que establece la legalidad de los bienes que pueden considerarse o no incluidos en el Patrimonio Cultural de la Nación. Desde su creación hasta el 2003, o sea en nueva años, el instituto solo había registrado y declarado 610 bienes culturales en toda Venezuela, pero a partir del año 2004 cuando se empezó a llevar a cabo el I Censo del Patrimonio Cultural, hasta ahora cuando aún falta un pequeño trecho por recorrer, hemos sobrepasado la cantidad de más de 90.000 bienes registrados. Es un trabajo enorme como enorme es su importancia y trascendencia: cada vez que presentamos este proyecto despierta la admiración en todas partes del mundo. Con este censo se ha ido reconociendo todo aquello que es característico y significativo para las comunidades y para el pueblo, o sea todo aquello que las comunidades asumen como un valor cultural propio. El patrimonio no es lo que un selecto grupo de expertos decide, sino lo que es considerado como tal por las comunidades, por la gente, por el pueblo.

En el instituto se hacen planes de conservación y se autorizan cuando es pertinente,  intervenciones sobre bienes culturales inmuebles. Se llevan a cabo investigaciones, excavaciones arqueológicas de acuerdo a criterios que el mismo instituto establece. Dicta normas sobre las intervenciones de restauración, tiene la atribución, según la ley, de ser el órgano de consulta obligatoria desde un particular hasta el propio Presidente de la República a la hora de intervenir sobre cualquier bien patrimonial.

Todas las semanas se recibe una veintena de denuncias y solicitudes de intervención sobre bienes inmuebles, lo que lleva a que el instituto también brinde asesoría, recomendaciones o envíe expertos cuando lo considere necesario. También aprueba o niega, permisos de exportación de obras artísticas tal como lo exige la ley.

En la mediada de sus posibilidades da asistencia técnica a instituciones públicas o privadas que lo necesitan. Otra atribución que tiene es la de incentivar y promover la creación de instituciones de conservación como museos de historia, de arte, parques arqueológicos en donde se conserven adecuadamente los bienes patrimoniales.

El Instituto tiene además funciones regulatorias como la formulación de normativas o las Providencias Administrativas que emite y que se publican en la Gaceta Oficial también sirven de soporte legal. Y por último tiene también función sancionatoria para las acciones que dañen el patrimonio por la no observancia de las disposiciones vigentes o por violentar resoluciones o instrucciones que pueda haber emitido el IPC.

ENcontrARTE: ¿Cuáles son los bienes que constituyen el Patrimonio Cultural?

R.G.: Patrimonio Cultural es todo lo que así sea declarado y esto puede ser un bien mueble o inmueble, puede ser de cualquier época, puede tener valor artístico o histórico, puede ser un centro poblado, grupos arquitectónicos, sitios arqueológicos o piezas arqueológicas, objetos, obras de arte pero también aquellas bienes que constituyen el patrimonio vivo del país: las costumbres, las tradiciones, la música, el lenguaje, los ritos, las creencias, las artesanías, etc., en fin todo aquello que nos identifica y que le da identidad al venezolano. Inclusive son patrimonio los paisajes, las zonas con valores paisajísticos especiales que una determinada población asuma como propias y que la caractericen.

En definitiva Patrimonio es todo aquello que es propio de una determinada población, que la identifica y que todos la reconocen como propia y común y  al mismo tiempo expresan su particular forma de vivir. Son las grandes cosas y pequeñas cosas por decirlo de alguna manera. Cada pueblo encuentra su lugar en el mundo y en la medida que se conoce a si mismo y a su patrimonio cultural se siente orgulloso de su identidad. Cuidar ese tesoro es esencial para un pueblo.

El artículo 99 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela es claro al respecto de la protección en todas su formas del patrimonio cultural nacional tanto tangible como intangible ya que profesa la siguiente: "los bienes que constituyen el patrimonio cultural de la Nación son inalienables, imprescriptibles e inembargables. La ley establecerá las penas y sanciones para los daños causados a estos bienes."  De manera similar el artículo 100 habla de la protección a las culturas populares y el artículo 121 versa sobre la protección de la identidad y cultura indígena.

ENcontrARTE: ¿Cuál es la importancia de preservar el Patrimonio Cultural de una Nación?

R.G.: El hecho de que cada pueblo tenga estas características que hemos mencionados anteriormente que lo identifican ante los ojos de otros, hace de que exista la Diversidad Cultural. La humanidad está viviendo un proceso de colonización y de dominio de unos países sobre otros, lo que conlleva a atropellar las formas particulares de los pueblos débiles y subyugados, de allí viene que preservar y defender el Patrimonio Cultural es un acto de resistencia. A lo largo de la historia, los países conquistadores, además de dominar con armas o mediante mecanismos económicos tratan de imponer su cultura y al mismo tiempo de destruir la de los pueblos sometidos. Por eso es tan importante la resistencia de los pueblos a esta forma de dominación que es la forma cultural ya que pueblo dominado culturalmente no opondrá mucha resistencia a la hora de entregar su territorio y sus riquezas.

ENcontrARTE: El IPC se encarga también de luchar contra el tráfico ilícito de bienes culturales ¿Podría hablarnos sobre este interesante tema?

R.G.: El tráfico ilícito de bienes culturales, desde la aparición de leyes y convenios internacionales se ha transformado en un delito, sin embargo bastante difícil de combatir. El Tráfico ilícito es  la sustracción, la movilización, la trasportación de bienes culturales dentro de un mismo país o entre países, sin cumplir con las leyes que regulan el movimiento de los mismos y es también la apropiación ilegal o sea el robo de objetos que son bienes comunes de un entero pueblo a beneficio de un particular.

Todo eso está prohibido por la Convención para la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales que se firmó en el año 1970, primera decisión mundial que se hace a través de la UNESCO, firmada y ratificada por un gran número de países entre los cuales se encuentra Venezuela. La aplicación de esta convención se hace bastante difícil porque afecta directamente a los países metropolitanos de Occidente. Es notorio que los museos de las grandes capitales europeas y también de los Estados Unidos, están repletos de objetos producto del saqueo que estos países han llevado a cabo durante siglos en los países colonizados del Medio Oriente de África, América Latina etc.

Ahora muchos de los países saqueados están empezando a reclamar la devolución sus bienes culturales. Es un proceso largo y engorroso, pero está empezando lentamente a rendir algunos frutos. Donde ha habido cierto éxito es cuando el hurto es cometido por particulares o instituciones privadas en la actualidad. El saqueo de sitios arqueológicos tanto terrestres como sub-acuáticos que se efectúen en al actualidad por parte de particulares son relativamente fácil de identificar y los mecanismos internacionales funcionan más o menos con celeridad para que los objetos sustraídos sean devueltos a sus países de origen.

En Venezuela, nos regimos por la disposición legal que todo bien arqueológico que se encuentre en la tierra o en el mar territorial es automáticamente propiedad de la Nación. Eso es así en muchos otros países del mundo pero hay otros, como por ejemplo los Estados Unidos, que los bienes son de quien los encuentra: así, típico de los gringos. En Venezuela, en concordancia con la convención del 70 se ha creado una comisión para controlar el tráfico ilícito de bienes culturales que es tutelada por el IPC.

En el 2001 se llevó a cabo en Ecuador una reunión donde participaron varios países de América Latina y donde participó la Interpol para tratar este tema y una de las conclusiones era que se crearan en cada país comités técnicos para involucrar a otras instituciones que tuviera ingerencia con la penalización y lucha contra este tipo de tráfico, Meses después, al finalizar el 2001, aquí en el instituto se realizó una primera convocatoria donde participó el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y el de Turismo, Interpol, el CICPC, la Guardia Nacional Bolivariana, una comisión de la UNESCO, el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, el Consejo Internacional de Museos ICOM, la Fiscalía, la Conferencia Episcopal, el SENIAT y se creó una comisión que ha ido trabajando lentamente pero que ha ayudado resolver algunos casos importantes de tráfico ilícito de bienes culturales ocurridos en Venezuela.

ENcontrARTE:  ¿Podría mencionar algún caso concreto de tráfico ilegal que esté actualmente en trámite?

R.G.:  Bueno, hay unos cuantos en pleno desarrollo. Podríamos mencionar el caso de la colección de piezas precolombinas de la cultura chorotega que fue requisada cuando estaba embalada y lista para salir del país sin permiso, o sea, de forma ilegal. Como no podría ser de otra manera, estas piezas fueron puestas de inmediato a resguardo en las bóvedas de la Galería de Arte Nacional y próximamente serán devueltas a sus legítimos propietarios, el pueblo costarricense, como debe ser. Exigimos  devolución de lo que es nuestro y devolvemos lo que no nos corresponde. Estas piezas serán presentadas al pueblo de Venezuela por un par de meses antes de su partida en una exposición que titulamos "El Regreso de los Jaguares" aludiendo a la gran cantidad de piezas zoomorfas con la figura del jaguar.

Otro caso es el una denuncia que recibimos sobre unas pinturas coloniales que estaban, aparentemente para ser vendidas, en una galería de arte, aquí en Caracas. Al ir allá, como no pudieron demostrar propiedad, el IPC ordenó que esas pinturas fueran retenidas. Lo interesante o increíble es que una de esas pinturas había sido sustraída de la iglesia de San Francisco, exactamente correspondía al cuadro de la sexta estación del Vía crucis. ¿Qué tal?

Y también tenemos otro caso muy interesante que consideramos como tráfico ilegal aunque se trata de un caso muy especial y diferente es el de la Piedra abuela Kueka, que es una pieza fundamental en la cosmogonía del pueblo pemón. Resulta que esta piedra fué sacada del pais a pesar de las objeciones y resistencia de los pemones mediante una autorización, a mi juicio ilegal y por consiguiente nula, expedida por el presidente de Inparques durante los últimos meses del gobierno de Rafael Caldera. Aunque parezca insólito, esa piedra, que debe pesar casi 30 toneladas, fue llevada a Berlin, Alemania, por un particular que tuvo la ocurrencia de hacer un parque con piedras de distintos continentes. Muy excéntrico este millonario loco...que aparentemente sigue creyendo que tenía el derecho de llevarse lo que es nuestro. Estamos en proceso de pelear y llegar hasta donde sea posible para lograr que devuelvan esta piedra a sus legítimos dueños.

ENcontrARTE:  ¿Cual es la incumbencia del IPC en el ámbito internacional ?

R.G.: Básicamente, como parte de la UNESCO en temas patrimoniales y como adherente a tratados o convenios referidos a tráfico ilícito de bienes culturales o a su repatriación. En 1990 Venezuela, mediante una ley aprobatoria se adhiere a la Convención del 70, en 2004 se sanciona otra ley sobre las medidas que deben adoptarse para impedir el tráfico ilícito de bienes culturales; otra ley de protección de bienes culturales en caso de conflicto armado y una más para la salvaguarda del patrimonio intangible, todas de carácter internacional. Asimismo conviene mencionar que como Venezuela mantiene convenios bilaterales con muchos países en materia cultural siempre están sobre el tapete los asuntos patrimoniales, tanto de cooperación como de desarrollo de proyectos. Países como China, Bolivia, Ecuador, Cuba y muchos otros.

ENcontrARTE:  ¿Qué importancia tiene para Venezuela la UNESCO?

R.G.: Bueno en principio, en su aspecto declarativo y de forma general, yo diría que tiene una gran importancia porque conceptualmente constituye un avance para los pueblos en aspectos culturales, científicos y educativos. En este sentido, ha quedado de manifiesto recientemente, al aprobarse la incorporación de Palestina como país miembro de UNESCO, pero al mismo tiempo, es un  organismo donde los  intereses  de los países hegemónico pesan demasiado, cosa que también ha quedado evidenciado con el retiro del apoyo financiero por parte del los Estados Unidos porque no les gustó dicha incorporación.

El IPC está colaborando con el Centro de la Diversidad Cultural, institución que depende también del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y que dirige el Profesor Benito Irady para proponer ante la UNESCO declaratorias de bienes de interés cultural de la Humanidad para una serie de manifestaciones intangibles venezolanas. Inclusive también para manifestaciones que son comunes a más de un país como es el caso del "Palabrero Wayú" que será presentado ante UNESCO conjuntamente por Colombia y Venezuela.

Venezuela cuenta con tres bienes declarados patrimonio mundial por la UNESCO y estos son el Casco Histórico de Coro, Estado Falcón, la ciudad universitaria de Carlos Raúl Villanueva y el Parque Nacional Canaima, que es definido como un patrimonio natural.

Comentarios

Frank Villahermosa

Puerto la Cruz

20 de enero de 2012

Rodrigo Pimentel

caracas- Venezuela.

14 de diciembre de 2011