Fascículo #152
Creador@s somos tod@s

Enviado por el autor

Juan Rangel

Versión en PDF

Cuando doña Maria Concepción Palacios De Bolívar, esperaba el nacimiento de su niño Simón, ella se encontraba muy quebrantada de salud, por lo  tanto no era aconsejable que amamantara a su bebé, entonces se pensó en la negra Hipólita, quien trabajaba en la hacienda San Mateo, propiedad de la familia Bolívar.

Para esos mismos días también Hipólita esperaba el nacimiento de su hijo, así que era la indicada para amamantar a Simoncíto.

El 24 de julio de 1873, se presentó el parto de doña Concepción, poco antes del parto,  de la negra  Hipólita, fue entonces cuando se acudió a doña Inés Mancebo De Mijares, matrona cubana, esposa del  realista Fernando Mijares quien se encontraba en Venezuela, enviado por orden del reino español.

La familia Bolívar pertenecía a la casta de los mantuanos, eso permitió el acercamiento, entre la familia Bolívar y Mijares, que también pertenecían a los mantuanos, para convenir con doña Inés Mancebo De Mijares, quien por esos días había parido a su bebé, para que amamantara al niño Simoncíto.

En los primeros días que doña Inés le daba de mamar al niño Simoncíto, ella se trasladaba a la residencia de la familia Bolívar, debido a la cercanía entre los dos hogares, esa noble práctica la realizó por varios días hasta que la negra Hipólita alumbró su bebé. Así que la primera en amamantar al niño Simoncíto fue la teta de una cubana, doña Inés Mancebo De Mijares. No quiero exagerar pero no dudo que la leche de la cubana doña Inés Mancebo De Mijares y la de la afro descendiente negra Hipólita, quienes alimentaron al niño Simoncíto, sirvió para el desarrollo de su lucidez, inteligencia y patriotismo, quien fue el padre de la patria. ¡Cuan grande! Fue la noble bondad de la cubana Inés mancebo  De Mijares  y la negra Hipólita, para que  diputados que no merecieron estar sentados en el recinto de la asamblea nacional; palacio de las leyes de la justicia y la verdad, mequetrefes de una sucia política  hoy quieran denigrar del pueblo cubano, su gobierno, del comandante Fidel y sus médicos.

Que miseria humana, quienes hoy censuran a nuestro comandante Chávez por brindar cooperación  reciproca a la patria de José Martí, quien un día dijo a Venezuela denme en que servirles.

Muy oportuna  la intervención de la diputada y camarada Maria León, cuando les hizo saber a esos escuálidos diputados, desconocedores de la historia de Venezuela  y sus libertadores de la que ellos no quieren que se divulgue. Pero nuestro presidente comandante Hugo Rafael Chávez Frías, que si la conoce y la siente en lo más profundo de su corazón, solo sabe responder amor con amor se paga.
Viva Cuba. Viva Venezuela, mi patria querida y que vivan las misiones.

Patria  socialista, viviremos y venceremos.
Juan Rafael Rangel Ortiz.
[email protected]