Fascículo #153
Creador@s somos tod@s

Enviado por el autor

Que cerca están las malas letras de los tangos de esa muchacha que el duro amanecer, cinco de la mañana, despereza la calle. Y porqué no, desde un auto le guiñan un requiebro que ni siquiera mira. Constante merodeo de buscar envolverla en ese transitado familiar melodrama; pobre costurerita que diera malos pasos y según un ingenuo, sin necesidad. Lo mismo que si a ella le fuera indiferente esa blusa tan linda, con el corte moderno. Y esas sandalias,… » Leer más

Enviado por el autor

Pobres mortales, los que pensaron Matarte por matarte Porque al matarte, vives todavía Para siempre vives, en el corazón De los humildes Vives Che, en cada pobre de la Tierra Tu tierra americana, tan sufrida A causa de la explotación del Yanqui. Pobres, los que pensaron acabarte Guerrillero heroico de la vida Luchador de la eterna esperanza Tu brazo luchador de combatiente Levanta tu fusil hoy todavía Tu fusil de certera puntería Mil manos se levantan… » Leer más

Enviado por el autor

Calendas

Miguel A. Jaimes N.

Los calendarios son los libros de las calendas y no es lo mismo que un almanaque, ya que el primero representa lo religioso para quienes siguen la tradición romana junto al santoral, mientras en el segundo se simboliza lo profano, como las tradiciones provenientes desde las culturas babilónicas, sumerias con formas y sentidos astrológicos. Las calendas son aquellas fiestas litúrgicas muy significativas marcadas desde el canto efectuado después de la primera… » Leer más

Enviado por el autor

La luminosa tarde del 24 de julio de 1783 se haría inolvidable y trascendental en el correr del tiempo, al nacer uno de los más grandes genios de la humanidad, el caraqueño Simón Bolívar, Padre de la libertad de cinco naciones suramericanas. La ostentosa mansión colonial al frente de la plaza San Jacinto, hogar aristocrático de los esposos, coronel Juan Vicente Bolívar y de doña María Concepción Palacios y Blanco,… » Leer más

Enviado por el autor

Confinado a la celda imperiosa por estragos y bruces de sondeo político, apapachando lo irónico de la vida hasta el fisgoneo rebelde, disiparé mis desafueros ¡Qué pena bochornosa! Sojuzguen mi condición extravagante y releguen una respuesta consolidada abogando por exultar lo encumbrado; a nadie ultrajo la imprecación filosófica ¿Dónde yacen las evidencias? Creo que la convergencia inmortal del dictamen humano no es un idilio… » Leer más

Enviado por el autor

Magda Lago Russo

Gustavo Adolfo Domínguez Bastida nació en Sevilla (Andalucía) el 17 de febrero de 1836, en el seno de una familia honorable, de modesta situación económica. Su padre fue José Domínguez Isausti Bécquer, pintor de cierto prestigio, y su madre, doña Joaquina Bastida Vargas. El matrimonio ya tenía un hijo, Valeriano. Ambos hermanos fueron conocidos más tarde por el apellido Bécquer, que correspondía a un… » Leer más

Enviado por el autor

Mi biblioteca

Este rincón de mi existencia, comenzó a formarse conjuntamente con mi vida intelectual i mis más puros amores. Es como un refugio, una cueva de ermitaño, donde un efluvio misterioso, rumor de riachuelo cristalino, deja reflejar en él, estalactitas de esmeraldas i rubíes o, discreto i quedo, a su vez contempla o baña los pies de estalagmitas  -columnas de ensueño i piedra- que soportan los estantes, en los cuales, alineados con… » Leer más

Versos

Oda a Fabricio Ojeda

El corazón del pueblo te recuerda Héroe nuestro de locuaz palabra Fuiste fuego de lumbre en la montaña Verbo valiente de afilada garra.   Supiste defender tus ideales Con tiros de fusil y verbo ardiente Fuiste rugiente voz en la vertiente En la vorágine activa, un combatiente.   Por eso el enemigo cobarde envilecido Secretamente ordenó tu muerte Muerte oscura y secreta de una noche En calabozo de cárcel… » Leer más

Versos

Inercia atroz

Juan Saladino

No existe peor aire que el de la inercia conformista… crímenes de mentes sumisas tapizan el nuevo milenio a manos de líderes insanos mientras pintan nuevas pesadillas con un gris que solo consuela al packaging barato. Plásticos y más plásticos baldosas de silicio y provocadoras paredes estéticas quieren distraer y casi siempre lo logran. Solo los genios persistirán ante la catástrofe mental, ese será el… » Leer más

Enviado por el autor

Daniela Saidman

Algunos de sus poemas son canciones que en la voz del trovador cubano Augusto Blanca son versos para la esperanza y el amor en todas sus dimensiones.   “Estoy atado al mástil / porque necesito, para salvar al mundo, / que canten las sirenas”, declara en tono mayor el cubano Waldo Leyva, poeta sobre el que recayó la cuarta edición del Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora. El jurado, compuesto por los escritores, Josu Landa… » Leer más

Enviado por el autor

Juancito trepado en el potro de la espera

Esteban Rojas

¡Coño David!, estoy triste y arruinado de cariño sin consuelo, al tener dos días desorientado por la desaparición de mi médico neurólogo de compañía, que se fue como una brisa fugaz sin soltar un adiós y sin dejar rastro de huellas que podamos olfatearlo a la distancia, con la necesidad de incorporarlo de inmediato al camino del regreso como  imagino y son  mis deseos que no lo dejen fuera del alcance de mi… » Leer más

Enviado por el autor

Hiroshima, mil grullas por la paz

Daniela Saidman

Seiscientas cuarenta y cuatro grullas alcanzó a hacer Sadako Sasaki antes de mirar la vida por última vez. Ella, una niña japonesa, de once años, internada en un hospital de Japón trató de burlar a la muerte aferrándose a la tradición de su país que cuenta que haciendo mil grullas de origami, los deseos se cumplen. Sadako no terminó sus aves de papel, pero ella, aunque tal vez no lo sepa, sigue viviendo. Esa niña… » Leer más

Enviado por el autor

Odorico Ribeiro

En algunos lugares del este caraqueño muchas veces es buena estrategia cargar un periódico El Nazional debajo del brazo al salir de casa.  Seguramente la señora que está tomando un poco de sol lo mira, se reconforta y saluda a uno con gusto, sonrisa incluida. Lo mismo pasa con el frutero de la esquina o el dueño del abasto. Allí hay la esperanza de que nosotros compremos alguito, obviamente pagando sus precios nada escuálidos, por… » Leer más

Enviado por el autor

Un día vi pasar a un hombre que tenía por ley el acento moral de la vergüenza, y me pregunté ¿será posible que ese hombre justo y generoso, de alguna manera pudiese redimir mi alma acorralada por las espinas del desamor? Quizá no exista semblante mas lleno de vergüenza, que la tristeza que se consume a sí mismo, tras las rejas de la injusticia. Más aún, se multiplicó mi vergüenza, cuando vi la paja sobre el… » Leer más