Fascículo #153
Entrevista

Entrevista del quincenario

Abuela Kueka

ENcontrARTE/Donatella Iacobelli

Versión en PDF

Melchor Flores, es indígena pemón de la etnia taurepán y pertenece a la comunidad de Santa Cruz de Mapaurí del Municipio Gran Sabana, del estado Bolívar conformada por unos 700 miembros.

En la Gran Sabana venezolana existen alrededor de 213 comunidades indígenas pemonas divididas en 5 grupos étnicos:  taurepanes,  arekunas, kamarakotos, akawayos, y makushís, que se reúnen periódicamente para tratar asuntos que les conciernen en conjunto.

Melchor tiene actualmente 37 años y es padre de 4 hijos y, desde que tenía 17 años, cuando fue designado como vocero de la juventud de su comunidad, ha militado a favor del respeto de los derechos indígenas.

Su actuación tuvo relevancia durante el conflicto del tendido eléctrico a finales de los años 90, cuando el gobierno venezolano lo pretendía construir a lo largo de la Gran Sabana para exportar energía eléctrica a Brasil  arruinando unos de los paisajes más hermosos del mundo. Pelea que, afortunadamente, fue ganada por los indígenas después de una larga y dura lucha.

Ahora lidera el movimiento para el regreso de la Abuela-piedra Kueka sustraída en 1998 de la Gran Sabana de manera ilegal y sin el consentimiento de los indígenas, quien reconocen en ella una abuela ancestral, y que actualmente se encuentra en el Tiergarten de Berlín.

En ocasión de una reciente visita de Melchor a Caracas tuvimos la oportunidad de hablar con él sobre el tema de la abuela Kueka.

 
ENcontrARTE: Melchor, ¿cómo comenzó todo el asunto del rapto de la Abuela Kueka…?

M.F. : En el año 98, comandaba el grupo de jóvenes de mi comunidad y estábamos realizando una protesta contra el tendido eléctrico que se pretendía hacer pasar por toda la Gran Sabana hasta el Brasil. Estas protestas tuvieron repercusión a nivel nacional y finalmente ganamos la batalla. Justamente estando nosotros en pie a causa del tendido eléctrico, es cuando se produce la extracción y el traslado de abuela Kueka, agarrándonos desprevenidos y alejados del lugar de los hechos. Aún así, al enterarnos de lo que estaba pasando, acudimos al lugar donde ya la abuela Kueka se encontraba encima de una gandola y realizamos un corte de carretera para que no se la pudieran llevar.

Yo mismo, personalmente, hablé tanto con el conductor del transporte como con el guardia nacional que estaba escoltando el traslado de la abuela, para saber quien les había otorgando el permiso para llevarse lo que era nuestro. Y el artista alemán estaba allí venía en otro vehiculo de manera que él estuvo perfectamente al tanto de que nosotros no estábamos de acuerdo con este hecho. Nosotros protestamos bastante….Yo pedí que se me enseñara el permiso para llevarse a la abuela que había dado el cacique de nuestra comunidad pero ellos no lo tenían y me enseñaron otros permisos de las autoridades del Parque Nacional, junto a una cantidad de otros papeles, pero no tenían el permiso de nuestro cacique.

Yo les dije que si no tenían ese permiso no se podían llevar la piedra. Entonces realizamos la tranca y el mismo guardia nacional se encargó de regresar la piedra hasta la alcabala de San Isidro en el kilómetro 88 de la carretera, o sea retrocediéndola un trecho de donde la habíamos encontrado. Nosotros, los jóvenes que, en este momento, estábamos enfocados con la lucha del tendido eléctrico, creímos que con el traslado de vuelta a la alcabala de se había resuelto el conflicto, y regresamos a nuestra lucha por el tendido eléctrico.  Allí en el kilómetro 88 quedó la abuela más de 15 días, pero cuando, pudimos ir finalmente a rescatarla ya no estaba.

Es importante señalar que mientras se efectuaba el traslado de la abuela, el artista alemán vino hasta nuestra comunidad acompañado por efectivos de la Guardia Nacional, policías municipales y otras autoridades, para pedir que lo ayudarnos a reforestar el gran hueco que había dejado la excavación después de la extracción de la piedra. En aquella oportunidad miembros de nuestra comunidad le preguntaron con qué derecho se llevaba algo que era nuestro y sin siquiera pedirnos permiso, entonces otra vez él mismo nos enseñó aquella cantidad de papeles y nos dijo que nosotros no teníamos nada que ver con eso, porque había sido un arreglo entre él y el propio gobierno venezolano, algo típico para aquel entonces, que a nosotros no  nos tomaban en cuenta para nada. ¿Qué podíamos hacer nosotros? No hay que olvidar que en la época de la Cuarta República los efectivos del ejercito, de la Guardia Nacional? y de la policía estaban contra nosotros. Nosotros no podíamos hacer nada. Él llegó escoltado, estaba custodiado y con papeles.

ENcontrARTE: El artista alemán Wolfgang Kraker von Schwarzenfeld que se llevó la piedra y el etnólogo Bruno Illius de la misma nacionalidad, quien se presenta a si mismo como “experto” en la cultura pemón, afirman que eso de la “Abuela Kueka” es un mito nuevo, inventado ahora y que la piedra es simplemente eso una piedra y que no es cierto que usted le adjudicaba el carácter de madre ancestral. Sin embargo en la página oficial del artista y de su projecto: “The Global Stone Project” (http://www.globalstone.de/index.htm), en su sección “The Project” podemos apreciar de sus propias palabras lo siguiente:
“… En cada continente busqué 2 piedras con características únicas en cuanto al material, forma, historia y con un peso de aproximado de 30 toneladas. Una de ellas se queda en el país de origen mientras que la piedra hermana ha sido trasladada a Berlín y colocada en el Tiergarten cerca de la Puerta de Brandenburgo……….Las piedras que quedan en los continentes originales, están posicionas de tal manera que una vez al año, el 21 de Junio, sus superficies reflejan la luz del sol de tal forma que esta viaja a una frecuencia de 16 minutos ¿?  alrededor del mundo para encontrarse con sus piedras hermanas. Eso ocurre a las 12 en punto del mediodía. La luz solar dibuja entre los 5 continentes 5 invisibles líneas rectas…….”
(Las comillas y los puntos de interrogación son nuestros)
¿Qué opinión tienes sobre las creencias del señor Wolfgang Schwarzenfeld?

M.F. : No entiendo sus creencias pero se las respeto. En nuestra concepción cosmogónica todos los elementos de la naturaleza tiene vida propia. Yo estoy escribiendo un libro en donde trato de explicar eso, sobre nuestra cultura pemón y recolectar nuestros mitos. Nosotros los pemones descendemos de Kaponoko y la mujer de jaspe. En pemón “Ka” quiere decir “cielo” y “ponoko” “bajado” entonces el nombre del dios es en castellano “Bajado del cielo”. En realidad él nunca bajó del cielo sino del tepuy Roraima y se estableció en la Gran Sabana.

Nosotros estamos obligados a reunir y escribir nuestras creencias para que nos las respeten. La Abuela Kueka se convirtió en una piedra de jaspe pero en un principio fue una mujer. Ella es también respetada por otras comunidades pemonas inclusive las que se encuentran en el Brasil. Makunaima hijo de Kaponoko convirtió a Kueka en piedra. Todo eso tiene una explicación en el hecho que en tiempos remotos nosotros no nos podíamos casar entre diferentes grupos étnicos y esta ley fue desobedecida por dos jóvenes de diferentes etnias la abuela Kueka era makushí y el abuelo taurepán. Eso sabido por todas las etnias pemón de la Gran Sabana.

ENcontrARTE: El abogado Ricardo Koesling, que en Venezuela es bien conocido por su participación golpista y hasta terrorista en los hechos del 11 de abril de 2002 y el subsiguiente paro patronal,  anda diciendo que tú eres un oportunista y que ya sacaste provecho económico del asunto del tendido eléctrico de la Gran Sabana y que ahora quieres tener un beneficio económico también con el tema de piedra-abuela Kueka. ¿Qué comentario te merecen estas afirmaciones?

M.F. :  Nunca he tenido la intención de aprovecharme de nada, sólo respondo a mi conciencia que me dice lo que tengo que hacer. Siempre he sido un militante de la defensa de los derechos de mi comunidad y lo seguiré haciendo hasta que pueda. Esta pelea la llevo adelante desde que tengo 17 años y ahora también lo hago por mis hijos, para las futuras generaciones. Si este señor tiene pruebas que yo saqué dinero por hacer lo que hago, que las enseñe.

ENcontrARTE: También  andan diciendo por allí, que la comunidad de Santa Cruz de Mapaurí está reclamando la piedra porque, si la logra obtener de regreso, eso le aportaría grandes beneficios económicos a través del turismo…

M.F. :  Nosotros queremos que la abuela Kueka regrese porque vivimos conectados con la naturaleza y ahora, sin la abuela Kueka, el equilibrio está roto, queremos restablecer el equilibrio y la armonía con la naturaleza, pero también porque queremos respeto para nuestra cultura. Es también una razón de principio: ya basta que alguien venga a nuestras tierras y se lleve lo que le da la gana sin ni siquiera preguntar…

ENcontrARTE: Otra cosa que se anda diciendo en los sectores de oposición al gobierno venezolano, es que la historia de la abuela Kueka y su reclamación es un invento del Presidente Chávez para ser usado como un instrumento político …

M.F. :  Yo respeto mucho al Comandante Presidente Chávez, estoy "rodilla en tierra" con él, pero nuestra lucha no es porque llegó Chávez, nuestra lucha tiene 518 años. Estamos en resistencia desde hace 518 años y ahora esperando que nuestra abuela Kueka regrese. Mi Comandante Presidente Chávez ha sido un canal para que, por fin, seamos tomados en cuenta. Él nos abrió la puerta para ser considerados como ciudadanos con plenos derechos, no como antes.  Desde que llegó el Presidente Chávez los derechos indígenas están consagrados en la Constitución y en las leyes orgánicas.

Nosotros estamos luchando desde el 1998 para que la abuela Kueka regrese y lo seguiremos haciendo hasta lograrlo, total si luchamos 518 años podemos aguantar lo que haga falta.

Comentarios

Rider L. Molina C.

20 de febrero de 2013

Edit Contreras B

Carora

15 de febrero de 2013