Fascículo #19

Las verdades de Julieta

ENcontrARTE

Versión en PDF

Una lectora, militante de la oposición política, armada con algunos conocimientos y valores artísticos que le hacen suponer portadora de derechos y autoridad suficiente para insultarnos, a nosotros y a todos los que no estamos de acuerdo con sus arrogantes posiciones, nos escribió una carta.

Se llama Julieta González, Ex Curadora de Arte Contemporáneo del Museo de Bellas Artes y “Curator” de la Berezdivin Collection.

Excepto sus insultos y descalificaciones que atribuimos a la ira que la acompaña, ha actuado con honestidad, no se esconde, da su nombre, dirección... y más insultos.

(Su carta está en la sección L@s lector@s escriben y también al final de esta nota).

En este intercambio de palabras ha aparecido el nombre de un empresario español a quien Julieta ataca y descalifica como si fuera uno de nosotros, mencionando las graves acusaciones que pesan sobre él por presuntos – y no tan presuntos – ilícitos de su parte. Se trata de Virgilio Cano quien fue mencionado en el artículo de nuestra columnista Lucrecia por haber declarado su interés en las obras de la Megaexposición.  No era relevante si es o no un hombre peligroso, ya que Lucrecia intentó indicar que no faltaban interesados en las obras de la Mega, ya que en todo caso, sería un comerciante que especula comprando y vendiendo cuadros. Seguramente, Virgilio asiste a las vernisages de las galerías, opina sobre lo que es arte de calidad y brinda con champaña. Su ex mujer, María Porto, (en la foto) dirige una galería con sucursales en todo el mundo que forma parte de los refinados circuitos por donde seguramente circulan también las élites caraqueñas a las que nuestra amiga no cuestiona. Porque muy, muy probablemente, Julieta tiene cantidades de cosas que compartir con la simpatiquísima Porto, por ejemplo el odio a la Megaexposición, al ministro de la Cultura, a la operación Dulcinea…Pero basta que alguien quiera hacer un negocio con las obras de la Mega, para que se le encuentren los interiores sucios que siempre tuvo. Si Virgilio no se hubiera interesado por la Mega, seguramente sería un distinguido hombre de negocios que sabe mucho de arte y que tiene la ropa limpia…

Es precisamente este, el mundillo que dictamina quien vale y quien no, que nosotros cuestionamos y las élites defienden. Estos círculos de privilegio son los que patalean contra la Megaexposición. Se les acaba el cambur…

A la señora Julieta, le contestamos así:

Hola Julieta, sorpresas que da la vida.

A ti y a nosotros.

A ti, porque te equivocaste por todos lados. A nosotros, porque no lo esperábamos: aunque no te guste escucharlo (quizás estés convencida que los del otro lado son todos unos infames) hasta ahora no habíamos recibido sino críticas del tipo que señalas. Entendemos que perteneces a un medio cultural distinto y opuesto al que intentamos reflejar en ENcontrARTE y en consecuencia reconocemos tu derecho a no estar para nada de acuerdo con nosotros. Tambien nos damos cuenta que tus posiciones coinciden con los de la gente que te rodea o que te contrata (seguramente si pensaras como nosotros no te contratarían los mecenas a quienes les cuidas sus tesoros artísticos)

Vamos a contestarte por orden:

Sorpresa 1.  Te imaginaste mal, tu carta aquí está publicada. Publicamos todo, loas y no loas. Es más, tu carta y nuestra respuesta también están en un artículo en la sección Satiricón de este número 19.

2.  No nos enorgullecemos de los errores ortográficos que según tu criterio constituyen el “sello distintivo de Encontrarte”. Normalmente, los lectores son lo suficientemente benévolos como para disculparnos, sabiendo que estamos en construcción y que la aspiración es mejorar.  Obviamente este no es tu caso.

3.  Tu también cometes bastantes errorcillos (ver subrayados) y no te atacamos por eso. Nos sentiríamos muy mal tratando de desmerecer tus planteamientos por asuntos que no vienen al caso. 

4.  No entendemos para qué escribes a quienes odias tanto. Nos preguntamos si la furia te ha llevado a tanto o si en el fondo de tu corazón crees que vale la pena hablar con nosotros. De nuestra parte no te odiamos, solo creemos que estás completamente confundida y deseamos exponerte nuestra manera de pensar sobre algunos de los muchos asuntos que mencionas. Porque, ya que nos diriges la palabra, mereces nuestra consideración sobre todo porque reconoces que has “seguido con mucho interés…”

5.  No ocultas que formas parte de la oposición política al proceso bolivariano porque participaste en actos y firmaste documentos. Somos respetuosos de las ideas de los demás, pero deberás comprender algo: hay mucha gente que piensa diferente a ti, que también cree en sus verdades y que sanamente entiende que está ubicada en el lado bueno de la historia. Si pudieras entender esto, dispondrías de solo unas pocas alternativas intelectuales:

   A.   Seguir convencida que solamente ustedes tienen la verdad, que todo lo que se hace en este proceso bolivariano, absolutamente todo, está mal. Ergo, te encierras en tu templo, invocas a dios o a quien sea y rechazas a los otros por insanos, te persignas … vade retro Satanás y te imaginas a ti misma cortando cabezas con tu espada. O sea, continuas en la misma senda que te lleva a decir que de “cualquier manera pierdo mi tiempo explicándoles todo esto, perlas para los cerdos ... como reza el dicho. En esta opción puedes seguir ofendiendo gratuitamente a los demás

   B.   O tratas de entender a los del otro lado y comienzas a sospechar que del otro lado existe una idea aunque no te guste. Una idea que tiene fundamentos distintos a los tuyos, una idea que pretende cosas distintas y que, equivocadamente o no, sostiene que las élites privilegiadas no son proclives a aceptar cambios. Los de esa otra idea, nosotros, hacemos lo que creemos justo y lo hacemos con dificultades. No dogmatices que somos unos idiotas porque nos pagan o sobornan. No asumas que nos creemos cualquier cosa que diga el comandante.

   C.  Tu honestidad intelectual, te lleva a comprender el sentido de la historia humana y tomas el rumbo nada cómodo, sin sponsors ni privilegios, con la gente, con eso que hasta ahora, seguramente has llamado la chusma. Te aseguramos que esta sería la alternativa mas conmovedora. Tendrías un lugar en ENcontrARTE, poniendo todo lo que sabes al servicio de la gente de a pié.

En estas líneas no te atacamos personalmente. No porque no podamos intentarlo o porque consideremos que no tenemos argumentos, sino porque no lo deseamos ni nos parece que así debamos tratar a quienes se toman un rato en escribirnos. Presumimos tener una moral revolucionaria que nos impide afirmar frescamente, como lo haces tu, por ejemplo que Julieta un ser “que raya en el retraso mental” o que escribió “uno de los más miserables” ataques a la cultura popular…

¿Es que tu no crees que nosotros también podríamos utilizar adjetivos sobre ti, sobre las instituciones que frecuentas o sobre casi todos los personajes de la oposición política?

Fíjate tu, escribiste “…seguramente pagado por farruco con dineros del Conac…”, te preguntamos: ¿y si eso fuera una falacia y fueras demandada, dirías que este régimen persigue a los artistas?

Porque tu carta también es de antología y la difundiremos bastante.  Y si escribes en ese tono, nos agradará mucho responderte porque aprovecharemos la oportunidad para difundir nuestros argumentos ante los de la derecha. Tú eliges. De este lado no te insultamos ni descalificamos con adjetivos pero te aseguramos que no convences. Si quieres dialogar, dialogaremos. 

Sobre Lucrecia y Virgilio Cano, dos cosas: una, esperamos que Lucrecia escriba algo sobre tu carta, sobre Duchamp y otros menesteres, pues parece que aquí también tienes algún  pelón.

La otra, en relación a Virgilio Cano: no nos vayamos por las ramas, Julieta, trata de ser objetiva como lo tratamos de hacer por aquí. El meollo es un artículo de propaganda política sobre las aventuras rocambolescas de alguien que se hizo invitar fraudulentamente a la Megaexposición (cuando no hacía falta) para demostrar lo que siempre quieren demostrar “periodistas” como Milagros (tratar esto, a ti te pareció “irrelevante”). Lucrecia tuvo la suerte de enterarse del interés de un señor Cano  y dijo en su artículo satiricón “Sr. Cano, no le haga caso…“. Lucrecia no alabó a Cano, pero tu desencajada creíste encontrar un filón y por ahí te lanzaste: “ajá, acá los agarré, estos de ENcontrARTE defienden al corrupto!”

No conocemos a ese señor Cano, no es nuestro socio ni nuestro amigo y por consiguiente no tenemos porqué acusarlo ni porqué defenderlo. Es más, si es miembro, asiduo o relacionado al el PSOE, nos despierta también algunas suspicacias. O sea, puede ser un adeco más como Felipillo y otros pillos.  Quizás también sea amigo de algún Carlos Andrés y te veas en aprietos! Parece que está en el mundo del arte como negocio, como muchas instituciones prestigiosas que tu conoces. No tenemos tapujos en poner la cosas en su lugar: te pedimos que leas la nota al pié que, a nuestra solicitud, nos envió el colaborador Juan Vivanco desde España

Como de aclarar se trata, sería bueno que registres en tus archivos que ni propiciamos ni derribamos la estatua de Colón, sino que, en relación al asunto, dedicamos el número 5 de ENcontrARTE. Y aquí otra de tus muchas suposiciones erróneas que necesitamos aclarar: ni las autoridades, ni muchos intelectuales revolucionarios estuvieron de acuerdo con esa acción. Pero por otro lado, tampoco nos pareció justo que encarcelaran a  unos jóvenes por un hecho que, aunque objetable, no fue ni remotamente comparable a las atrocidades criminales que realizó la oposición y que aún están impunes. ¿Te hace falta que señalemos esas atrocidades?

Mencionas a Mario Vargas Llosa y Elías Pino Iturrieta como si de héroes se tratara. ¿Tienes alguna duda de que ellos son clarísimos defensores del capitalismo? Están en su derecho. Lo que no tienen derecho es a ser considerados intocables: si decidieron meterse en la candela, pues que se chamusquen!!!. Son “artistas” metidos a defensores de la pax bushista. Para nosotros ellos no son analfabetas sino perros guardianes de los poderes establecidos, son quienes dan sustento “cultural” a las políticas depredadoras de la humanidad. (sabemos que este asunto no puede ser tan fácilmente resumido, pero volveremos sobre el tema).  Con respecto a Luis Enrique Pérez Oramas, te contamos que nos da algo miedo, pues parece que por indicación del Opus Dei, el nuevo Papa lo investirá Inquisidor Mayor para Venezuela, con la orden no escrita de encarcelar, torturar y quemar en la hoguera a quienes pinten, dancen o escriban versos en la Venezuela Bolivariana.

Para terminar, deseamos recordarte, que tenemos otra visión del mundo, que pensamos distinto a ti (que ofendes a muchísima gente cuando escribes “robolución”) y que consideramos que la Megaexposición es una grandísimo acierto, aunque vuelvas a escribirnos que somos unos infradotados, que no vale la pena escribirnos, total para qué, si no aprendemos de ustedes…

Mírate en el espejo, Julieta, habla, gesticula, grita y ve a tu dios que enfrente tuyo, dice que solo él tiene la Palabra, la Verdad y la Sabiduría.

Y por cierto, ya que estamos ávidos de aprender ¿cómo definirías tu esta iniciativa que  mencionas como una “mal llamada revista cultural"?

Hasta pronto

 

NOTA FINAL

Como a Julieta no le creímos mucho, ya que la ira hace estragos en sus razonamientos, y como no estamos casados con el Sr., Cano, decidimos preguntar a alguien de confianza, para que nos suministrara información veraz sobre este señor.

Información verás, Julieta:

 

Nota aclaratoria sobre el caso Virgilio Cano enviada por el colaborador Juan Vivanco

El caso es que estemos hablando del mismo Virgilio Cano, un político del PSOE que formó parte del equipo de gobierno de Joaquín Leguina (presidente de la región de Madrid hace años) y fue sancionado por un asunto de corrupción (http://www.el-mundo.es/2001/04/05/madrid/  "El PSOE basa la suspensión de Virgilio Cano en sus graves precedentes de conducta"). Es posible, dada la relación de su ex mujer (ahora compañera de un capitoste del partido de Aznar) con el mercado del arte: "Actualmente [Álvarez Cascos] comparte su vida sentimental con María Porto, directora de la galería de arte Marlborough y ex mujer de Virgilio Cano, político socialista que fue consejero de la Comunidad de Madrid entre 1983 y 1995. " http://www.informativos.telecinco.es/va/desarrollo_4067.htm

Si fuera así (pero hay que comprobarlo), el personaje es turbio.

Poco después del ataque a Irak, cuando el ambiente político en España estaba muy caldeado, se celebraron elecciones municipales y autonómicas para el cargo de presidente de Madrid-región salió elegido, por los pelos, uno de la oposición (PSOE). Pero la mafia inmobiliaria, que es la que en realidad controla la politica en Madrid, tenía un as en la manga: dos diputados del PSOE saltaron la talanquera, como decís vosotros, y se creó un impasse político que al final se saldó con una nueva elección. Esta vez el electorado de izquierdas, muy difícil de movilizar en España por las circunstancias de nuestra política, se inhibió y salió elegida la presidenta que tenemos ahora, que prácticamente es de extrema derecha.

Los diputados traidores se llaman Tamayo y Sáez. El tal Tamayo había estado en Venezuela poco después del golpe de abril, paseado por los escuálidos y presentado como "parlamentario español" (en realidad era parlamentario regional), y había pedido el enjuiciamiento de Chávez por crímenes contra la humanidad o algo parecido. Su postura fue tan extremista que su propio partido (el PSOE) se vio obligado a emitir un  comunicado para desmarcarse de las declaraciones de este individuo.

El asunto de Tamayo y Sáez era tan repugnante que no me enteré mucho de los pormenores, pero al parecer Tamayo es una criatura de Virgilio Cano.

Para mayor información en este artículo de Rebelión La corrupción inmobiliaria: un año después  de Juan Luis Galiacho   (http://www.rebelion.org/spain/040606lac.htm)  se dan noticias de él. Al parecer, el tal Tamayo es una criatura suya.

 

Carta a ENcontrARTE de la lectora Julieta González

Me imagino que esta ni la irán a publicar, ya que sólo publican las loas que hacen de su página y las críticas que tan solo se limitan a los errores ortográfcos que constituyen ya el sello distintivo de Encontrarte. Pero igual les escribo.

La verdad he seguido con mucho interés la forma en que está mal llamada "revista cultural" ha reseñado la megaexposición y sus consecuencias. La entrevista con Vivian Rivas es de antología, ella debería estar trabajando más bien en el ejército ya que según ella su labor se redujo a doblegar, vencer y hacer entregarse a los pobres trabajadores de los museos que desde lo hondo de su integridad profesional se oponían al despropósito que constituye la Megaexposición (dizque Homejae a Jesús Soto, vaya homenaje, el pobre Soto debe estar revolcándose en su tumba). El museo definitivamente no es lugar para una persona como ella, que definitivamente raya en el retraso mental. Y pensar que el ulterior destino de nuestras instituciones del arte está en manos de semejante ser y de Farruco (quien merece un capítulo aparte en esta historia pues es el autor de uno de los más miserables y serviles tratados de genuflexión que he visto en mi vida, por si no lo han captado aún, me  refiero a su obra maestra titulada  "Por qué soy chavista"). Luego los escritos de una tal Lucrecia donde estúpidamenet se refiere al urinario de Duchamp del siguiente modo:

“…nunca podrán ser peor que la famosa “Fuente” (1964) del consagrado maestro dadaista Marcel Duchamp la cual seguramente conocen y aprecian nuestras cultas amigas Rosa Virginia y Milagros, me parece casi verlas frente al famoso urinario comentando sobre “el nihilismo estético” “la propuesta irónica y polémica de la obra” bla, bla, bla.

Le pueden ir informando a la Sra. Lucrecia, que presume ser tan docta en los asuntos del arte,  que la "Fuente" no es de 1964 sino de 1917, y que fue presentada en el marco del "salón de los independientes" en Nueva York, una exposición muy parecida, por cierto, a la mega, pues el criterio era más o menos el del distinguido Farruco "entren que caben cien," es decir, el que pudiera pagar la módica suma de inscripción en el salón era automáticamente considerado artista y su obra exhibida en la muestra. Duchamp, quien además era jurado del antes mencionado salón realizó la obra como crítica a este tipo de exposición. Es decir, el urinario no tiene valor intrínseco como obra de arte sino como instrumento de crítica institucional, por lo tanto el objeto en sí (aunque ahora tenga valor, pero eso es parte del sistema de reificación del arte y sus instituciones) no tiene valor. Esto históricamente hablando ha tenido un sin fin de repercusiones  sobre todo en el conceptualismo de los sesenta y en los artistas que trabajaron específicamente con la crítica institucional. De cualquier manera pierdo mi tiempo explicándoles todo esto, perlas para los cerdos ... como reza el dicho. En todo caso creo que a Lucrecia le vendría bien una lectura sobre la historia del arte del siglo veinte y también sobre Marcel Duchamp a quien tanto dice odiar (le recomiendo una en particular donde las implicaciones del gesto duchampiano del urinal son analizadas en el contexto de la postmodernidad, Thierry de Duve, Kant after Duchamp, pero me imagino que esas son lecturas aptas para analfabetas como, digamos, Mario Vargas Llosa o Elías Pino Iturrieta, y no dignas de alguien tan elevado como la Sra. Lucrecia).

El tercer comentario tiene que ver con otra contribución de la eminencia gris de Encontrarte, a.k.a. "Lucrecia", donde exhorta al "excelentísimo" Sr. Virgilio Cano, representante de Siartis (o como quiera que se llame esa asociación) a no llevarse la obra de Rosa Virginia Urdaneta. No entraré en una discusión de la "obra" de Rosa Virginia, pues es irrelevante. El caso es que el tal Sr. Cano, es un corrupto de marca mayor, un estafador pues. Miembro del PSOE (sí, obvio, el mismo partido de Rodríguez Zapatero) este señor se desempeñó como consejero de la comunidad de Madrid donde se vio involucrado en un escándalo de extorsión con unos burdeles en el area de Lavapiés (cerca de la estación de Atocha). Este señor, según me informaron fuentes más privadas pero madrileñas en todo caso, casado con María Porto, ex directora de la galería Marlborough en Madrid, también se dedicaba junto a su esposa a vender obras de arte a precios irreales para quedarse ellos con unas  ganancias increíbles por obras que prácticamente no valían nada. Este es el señor Cano que seguramente pagado por farruco con dineros del Conac viene a legitimar la aberración que ya todos conocemos. No concibo que venga con motivos altruistas, mucho menos con motivos comerciales porque esas obras son invendibles en cualquier mercado del arte serio, sin embargo el gobierno español puede que siga siendo estafado por el Sr. Cano a través de las ventas de obra que ya les mencioné.

Igual nada me extraña porque esta robolución siente una atracción enorme por los prontuarios en vez de los curriculum. Lo que sí me parece patético es que ustedes derriban la estatua de Colón pero luego dependen de un español (un delincuente como los muchos que viajaron con Colón en su primer viaje, recibiendo indulto a cambio de arriesgar sus vidas como tripulantes en ese viaje hacia lo desconocido) para que venga a legitimar lo injustificable, lo que para muchos (y ver artículo reciente de Luis Enrique Pérez Oramas, curador de esa "abominable institución de arte degenerado" que es el Museo de Arte Moderno de Nueva York) constituye un insulto a la inteligencia y un acto de desprecio imperdonable hacia esa pobre gente que fue engañada con una falsa democratización de los espacios como fue esta megaexposición. Es decir, con el incidente "Virgilio Cano" regresamos a los tiempos en los que los pobres indios les dábamos oro a los españoles a cambio de cuentitas de  vidrio.

Vaya revolución  !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Atentamente,

Julieta González

Ex Curadora de Arte Contemporáneo del Museo de Bellas Artes
Curator, Berezdivin Collection
1414 Fernández Juncos
Santurce, PR 00909
tel 787 725 3899 / 787 725 2663
e-mail: [email protected]

12 de mayo