Fascículo #2
Creador@s somos tod@s

Algunos instrumentos musicales de los Piaroa

Versión en PDF

Wörá: 

Está compuesto de un cántaro y dos flautas simples, que también se pueden tocar solas. El toque de las flautas en el cántaro representa el grito del jaguar. Es uno de los instrumentos más importantes y sagrados de la mitología amazónica.

La vasija känäriyu está hecha con arcilla uriwa, trabajada en técnica de enrollado. Su forma es biselada y la base circular-plana. En la panza de la olla lleva dos agujeros que cumplen función acústica. Igualmente, en el borde posee dos orificios laterales a través de los cuales se amarran mecates de curagua para sostenerla.

Se ejecuta caminando alrededor de la vivienda ritual o i’t su-wo-de. La olla tiene decoración pintada con una mezcla de onoto y pendare; (rojo y amarillo tenue). Los motivos representados son: ‘dibujo de pintadera’ marúwa tuwawöda, cuya forma es de triángulos concéntricos. El dibujo de piel de culebra’ ä’ kä iweñu, que consiste en una línea recta cortada con líneas perpendiculares. Finalmente, las ‘huellas de wörá (ser mitológico), simbolizadas a través de puntos grandes. En el interior de la vasija se representa el ‘hueso del pescado’ poitsa ikia’ka, similar al dibujo de ‘piel de culebra’, aunque de menor tamaño.

Las flautas están hechas con cañas de bambú (yuruwa), con los cuales dos ejecutantes (hombres) soplan en el interior de la vasija. Se ejecutan como aerófonos simples de embocadura terminal y el sonido se produce con los labios vibrantes.

El resultado sonoro consiste en la alternancia de los sonidos producidos por los ejecutante. Se puede dar al sonido dos matices e intensidades diferentes uno: insertando el extremo abierto del tubo dentro de la olla e inclinándose hacia abajo, el otro con el extremo abierto fuera de la olla.

El toque consiste en una introducción breve, formada por la ejecución alternada de los sonidos con el extremo abierto fuera de la olla... Para su ejecución la olla puede estar, bien en el suelo y los ejecutantes en cuclillas, o bien, levantar la olla con una mano para caminar con ella alrededor de la casa comunal, mientras mantienen el tubo con la otra mano, soplándolo.

Este instrumento es la madre de todos los instrumentos y debe siempre estar presente cuando salen del ru’wodë o it-su-wo-de para la sesión nocturna.
 

Da’ä:

Da’ä representa a la culebra de agua o anaconda, y forma parte del conjunto de instrumentos sagrados de los uwotuja, los cuales son ejecutados en la ocasión del wärime.

“La voz de Da’ä” se genera a través de la combinación de un par de flautas ejecutadas de manera alternada. Se trata de flautas con el orificio de sonido parcialmente cubierto.

Están constituidas por un tubo de la planta ñu-énna que suele usarse también para el tubo exterior de la cerbatana. La hendidura de sonido está parcialmente cubierta con pedacitos de hoja de palma de cucurito.


Yameiwë’ka:

Es una flauta de hueso hecha con una tibia de venado, con perforaciones hechas con navaja. Boquilla elaborada con cera de abeja. Instrumento musical profano el cual se ejecuta en cualquier lugar y momento. En la celebración del wärime los visitantes entonan melodías cuando se acercan a la comunidad, para anunciar su llegada.







Chuwo: es una flauta nasal longitudinal, abierta, con un agujero de ejecución nasal. En el extremo en el cual se le ejecuta, se encuentra la cabeza cónica, de Chuwo, ser mitológico, hecha de cera. En la abertura encima de la cabeza está colocada una placa redonda de madera con un orificio en el centro. Para su ejecución se coloca la placa contra la fosa nasal derecha, mientras se cierra la izquierda con la mano izquierda, de manera tal que la corriente de aire emitida por la nariz choca contra el filo del orificio central de la placa, produciendo el sonido del instrumento. Con el dedo medio de la mano derecha se cierra y se abre el único orificio del tubo, modificando así la altura tonal.

Dzahó:

También llamado Yaeho, Piapoco o Tucán, es una flauta longitudinal de caña, con canal de insuflación y sin agujeros se puede ejecutar en cualquier época y momento y la hacen y la ejecutan los hombres. Posee adorno de plumas de piapoco.

El canal tiene un deflector de aire hecho con cera. El sonido producido puede ser modificado variando la presión del aire introducido en la flauta, abriendo y cerrando el extremo abierto de la flauta causando así los cambios de altura.

De noche el tucán sale del ruwo’dë para cantar, canta con su voz aguda y penetrante mientras da vueltas alrededor del itsuo’dë. Por la madrugada despierta a los warime para hacer la primera sesión del día, Chuwo lo asiste en esta tarea.

Maranna:

Es una flauta cilíndrica con agujeros. Tiene un canal de insuflación con un deflector de aire hecho de cera y la hendidura de sonido parcialmente cubierta con un pedacito de hojilla de cucurito. Un trocito de algodón está colocado en el canal de insuflación para aumentar la resistencia interna del aire introducido para su ejecución.

Muo’tsa o Bioisa: una máscara construida con una hojilla de palma colocada en un marco de madera, la cual funciona como una lengüeta batiente que deforma la voz.

Mwo’tsa wäräni: ‘viejo’ o deformador de la voz “La voz de Mou’tsa se produce con un aerófono constituido por un pedacito de una hojilla de palma, colocado en un marco de madera y que funciona como una lengüeta batiente. Para su ejecución el hombre coloca el instrumento transversalmente entre los labios y produce la vibración de la lengüeta soplando por la hendidura entre los pedacitos de madera que forman el marco del instrumento. El efecto es un sonido estridente, penetrante y flexible en cuanto a la modificación de su altura tonal.

Urema: es una pequeña flauta que imita el sonido de una ranita.

Yaewi cuwo: hermano mayor jaguar, es una trompeta de gran tamaño.

Algunos instrumentos de viento usados para reproducir las voces de los personajes que de noche rodean el Itsuó’dë


Rädiyu: 

Maraca “Sonajero simple de golpe indirecto. consiste en una calabaza de forma globular (daraaba), con un mango de madera (re’diñú isoonke). La calabaza tiene una piedra azul, de poder mágico (i’dooki saruwó’ki) y varias semillas de una misma especie (ri’kònnu)”. Este instrumento es exclusivo para acompañar los cantos meñe que entona el meñeru’wa en las sesiones curativas.









meñeru’wa descanzando en su hamaca