Warning: mysql_free_result(): 4 is not a valid MySQL result resource in /home/centella/public_html/encontrarte/expo.php on line 172
Sala de Exposiciones : "Dibujos con la cabeza en otra parte" de Farruco Sesto | ENcontrARTE
Archivo
Sala de Exposiciones

Exposición de grupos de obras de arte de artistas venezolanos

"Dibujos con la cabeza en otra parte" de Farruco Sesto

ENcontrARTE

Qué casualidad que en español, fonéticamente hablando,
creer y crear estén tan cerca.
Creer, creer de verdad en este momento de la humanidad, es tener ideales, es creer en valores trascendentes, por ejemplo, en la posibilidad cierta de la transformación social, de la revolución, es soñar con otro mundo posible, sin explotadores ni explotados. Es confiar en el poder del pueblo protagónico.
El que vive de traficar a cada instante acomoda sus creencias y principios. O sea, no cree en nada.
Farruco es un hombre que cree. Y que crea.
Porque cree, es Ministro en el gobierno del Presidente Chávez.
Y porque crea, de crear, imagina escenarios culturales, escribe poesía y suelta la mano para dibujar sueños.
 
Dibujos con la cabeza en otra parte es un libro de 600 páginas que contiene diez poemas y cientos de dibujos “intrascendentes”, de esos que todos quisiéramos hacer mientras hablamos por teléfono o escuchamos a otros hilvanando reflexiones. Cuentan que esa “costumbre” de dibujar mientras escucha o habla, viene de muy atrás: en sus tiempos de Facultad de Arquitectura, todos forcejeaban por robarse sus garabatos.
 
Algunos podemos deleitarnos con las fluidas formas de esos dibujos libres y espontáneos y otros quizás, especular sobre el significado profundo o la simbología de sus trazos.
Aquí van cincuenta dibujos y dos poemas.
 
Francisco Sesto Novás es arquitecto, pintor y poeta. “Farruco”, como se lo conoce familiarmente, es el actual Ministro del Poder Popular para la Cultura de la República Bolivariana de Venezuela.
 
Venezolano nacido en Vigo, España, en 1945, durante la última década ha ejercido diferentes cargos en la administración pública. Ha sido Viceministro de la Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, Presidente del Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), miembro de la Comisión Presidencial para la Alfabetización (Misión Robinson). En junio de 2004 durante el proceso de reorganización y reestructuración del Sector Cultura se crea por decreto presidencial la figura del Ministro de Estado para la Cultura y Farruco es ratificado para este cargo por el Presidente Chávez, dando así continuidad a las políticas que había emprendido como Viceministro. Desde el 10 de febrero de 2005, con la formación del Ministerio de la Cultura está a cargo de esta cartera. Ratificado después de la elecciones presidencales de 2006 es actualmente Ministro del Poder Popular para la Cultura.
Arquitecto de alma y de profesión, con diversas obras premiadas tanto en Venezuela como en el exterior, ha sido durante veinticinco años Profesor Titular, ahora jubilado, de la Cátedra de Diseño en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Autor de poemas y ensayos; escribió: “Isolda” antología poética  y  “Una Pasión” -novela corta galardonada en España- 1990, “Libro de la luna interior” -antología poética- en 1995, “Desnudo el tuyo tan hermoso y para nosotros necesario” -dibujos y poemas- 1997, “Estudio de la mirada, la presencia, la belleza, la necesidad, el deseo, la desolación y la resurrección”- antología poética- 2002, “Porque soy chavista” –ensayo- 2002 y ”Fatigas y fulgores”-antología poética - 2003.
El pasado año 2006 publicó bajo forma de libro la colección de dibujos y poesías “
Dibujos con la cabeza en otra parte”del cual les ofrecemos esta a selección de poesías y dibujos.




 
 
 
 

Farruco con el artista popular Mariano Rangel en La Muchuy, Estado Mérida, 2007

UNA PUERTA
Una puerta
se cierra
y la verdad se queda adentro.
una verdad que no es ley
severa, ni argumento,
ni puede ser comprobada
jamás.
Una verdad a la que le gusta
estar encerrada en un aposento
secreto.
Donde amor duele.
Donde sólo su dueño
sabe
de qué se trata todo.
Una verdad que se diluye
en el espacio de un recinto
y se mimetiza con sus paredes
para pasar desapercibida.
y si ese espacio es el corazón,
y si la, puerta es la voluntad,
y si la verdad se queda adentro,
entonces no hay nada. que ver,
nada que saber.
Ni asunto alguno para escribir
un poema.
                                                                              
UN VASO
Un vaso
Del que alguna vez bebimos juntos,
no contenía agua, ciertamente,
ni tampoco cordura.
Tal vez contenía tu cuerpo
tal vez el mío,
disueltos en un poema perfecto.
 

Prologo del libro
Confieso que todavía hoy, después de tantos años de convivencia conmigo mismo, no entiendo muy bien el proceso mediante el cual, para aumentar mi capacidad de concentración en una reunión de trabajo, dejo la mano que vaya a donde quiera con una pluma en ristre.

Pareciera que ambas actitudes, la concentración en la idea y la navegación interior sin rumbo por medio de la línea, están relacionadas y se refuerzan una a la otra. Alguien más sabio que yo tendría que explicarme las razones profundas de que eso sea así.

Mientras la cabeza está absolutamente pendiente de lo que se habla, la mano anda por ahí haciendo de las suyas entre los papeles, inventando mundos, personajes, situaciones, deshilvanando la poesía de las formas, averiguando verdades por su cuenta sin consultar a nadie, destruyendo mitos o reforzándolos. Es extraño. Sé que no soy el único al que le ocurre. He visto a muchas personas haciendo espirales, cruces, rostros, laberintos, mientras se concentran, por ejemplo, en una conversación telefónica.

Ahora recojo algunos de esos dibujos y los enhebro aleatoriamente como un collar de cuentas desiguales entre las páginas de este libro. Lo hago con la ayuda del extraordinario talento y voluntad de ese buen camarada que es Emilio Gómez, a quién le agradezco en el alma su generosa participación. Ilustro los dibujos con unos poemas, para que la palabra no se sienta celosa y no me retire su saludo. Y eso es todo.

Lo demás es pedir que sean benévolos con el resultado. Y que, en todo caso, lo disfruten.

Farruco Sesto
Venezuela 2006